Paréntesis y aplauso

Publicado: octubre 16, 2013 en Amigos
Etiquetas:, , ,

En este blog de autobombo, paro máquinas y aprovecho la resurrección para hacer un paréntesis.

800px-Gran_Vía_(Madrid)_25

A estas horas, una persona muy especial para mí está delante de un montón de jóvenes emprendedores, luchando consigo misma para conseguir una cosa: inspirar tanto como la inspiraron a ella años atrás. Ella dedica su vida en estos últimos y complicados tiempos a animar a todo aquel que quiere formar su primera empresa a sacarla adelante, de la mejor manera posible, con los medios y las posibilidades que el mundo actual ofrece. Un mundo donde realmente con un euro tienen que intentar conseguir levantar una marca y una vida.

A estas horas, un joven aspirante a director viaja a Sitges para presentar su cortometraje. Posiblemente no sea el mejor corto del mundo, pero si ha hecho todo lo posible para que su “bebé”, del que algo he ayudado a criar, llegue a lo más alto posible. Allí se encontrará con un estupendo crítico de cine con el que competirá en buena lid para ver cual sale mejor parado de la mágica parada de los monstruos cinematográficos del Mediterráneo.

A estas horas, reventado de currar en una de las empresas de telecomunicaciones más importantes del mundo, llega a casa otro amigo y profesional como la copa de un pino (nunca entenderé del todo esa expresión) y es recibido por una artista que se machaca día tras día para conseguir, gracias a sus diseños, ilustraciones, peluches o lo que sea, llegar a vivir de su arte.

Todos ellos tienen algo en común.

Como lo tienen con el loco alicantino que se machaca en el Lidl mientras busca el camino para volver a la radio que le da la vida; o con el gallego historiador que tras mucho estudiar y trabajar puedo decir que ha cumplido su sueño; o con la actriz que hasta en los peores momentos, te regala la mejor de sus sonrisas.

Son tantos…

La “teatrera” que por fin está trabajando detrás del escenario. La “teleco” más tarada de El Corte Inglés y el pintamonas de su novio. La testaruda bióloga que sigue buscando su sitio sin descanso. El graffitero de fama internacional que el paso del tiempo no ha cambiado un ápice.  El incansable guitarrista que cuando no trabaja, ensaya hasta la extenuación. El gran hombre que, por mucho aspecto fiero que gaste, tiene un corazón aún más grande.

Ninguno de ellos perfecto.

El dibujante metido a impresor, en el camino de vuelta a ser lo que debe ser. El otro del gremio que publica su primera historia en una editorial. El director de cine que siempre consigue hipnotizarnos por muy disparatada que sea su idea. El actor de doblaje que, aunque descolocado, sigue buscando el camino mientras toca el piano. La periodista que se embarca en la aventura de una nueva y doble maternidad. La guionista que lucha contra viento y marea por su guión.

Ninguno de ellos es más que nadie.

El animador que competirá con Pocoyo. La escritora enclaustrada para llegar a tiempo a su primera novela. El escritor de fantasía que busca que fantaseen sus alumnos. El amigo que encontró su sitio como diseñador de videojuegos. El crítico de cine que vuelve al mundo del guión que le vio nacer. El guionista al que puedo llamar hermano.

Todos ellos y algunos más que se quedan en el tintero tienen algo en común. En mayor o menor medida han compartido una parte de mi vida. Unos son amigos, otros colegas, otros compañeros y otros simples conocidos. Pero de todos puedo decir que siento orgullo de haber formado o formar parte de sus vidas. Porque, ninguno es perfecto, pero todos buscan día tras día la felicidad, sin joder a los demás gratuitamente y en un país que eso no es por desgracia lo habitual en estos tiempos.

No buscan medallas. No buscan palmaditas en la espalda.  Sólo buscan cumplir sus sueños y no les pongan más zancadillas de las habituales para conseguirlo. Joder, ya sólo por intentarlo… Por levantarse cada mañana y luchar contra toda la mierda que esta lloviendo…

Si, sin duda, es orgullo. No esta mal para variar. Estoy orgulloso. Estoy feliz.

Un aplauso.

Moñada escrita mientras escucho:

Working Class Hero – John Lennon

Anuncios
comentarios
  1. danimaverick dice:

    ¡Bravo! Sencillamente, ¡bravo! Se me han caído las lágrimas y todo, jolín. Me alegra de que me tengas en tu círculo, y como no, de tenerte a ti en el mío. Grande, que eres un grande.

  2. […] otro día, en mi entrada Paréntesis y Aplauso, sabía, por desgracia, que ese aplauso, para alguno de los presentes, era de despedida. Despedida […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s