Adentrándome en el Jardín: la doctrina Parot

Publicado: octubre 21, 2013 en Adentrándome en el Jardín, Opinión
Etiquetas:, ,

La lógica, en más de una ocasión, se convierte en un hacha sin filo, contundente y sin ningún tipo de sutileza. No es algo que entienda de corazones, miedos, amores y odios. La lógica lo que si tiene, cuando es pura, es que no tiene dobles interpretaciones. Aunque eso es discutible, dado que el ser humano es capaz de ver con el filtro que desee en cada instante de su vida. Por ello, aunque en este peliagudo tema, como en otros que puede que trate en futuras entradas, voy a usar dos reglas. Primera, mi opinión no es infalible y mi lógica (o los filtros con las que la veo), menos. Segunda, ser lo más pragmático y frío posible. Es el único camino que he visto que puedo llevar en este mundo cada vez menos cuerdo.

La noticia sobre la sentencia del Tribunal de Estrasburgo sobre la doctrina Parot ha levantado todo tipo de reacciones. No es raro que esto pase. Sin embargo, los extremos a los que se está llegando si me parecen de traca. Pero, lo más gracioso de eso es que a poca gente veo que se detenga en la cuestión más básica de este problema: todo esto pasa por que la Parot era un parche y, como todo parche, al final, se acaba cayendo.

Con esto no digo que tenga que haber o no cadena perpetua en España. Eso lo dejo para otro día. Lo que me cabrea de todo este asunto es que llevemos años amparándonos en una ley que, a estas alturas de partido no hubiera sido tumbada si se hubiera regulado como se debe, para variar en este país. Lo grave, a mi entender, no es que la ley se tumbara. Lo grave son las medias tintas primero y los lloros después en un asunto tan peliagudo.

Mi padre siempre me ha dicho una cosa que tengo grabada a fuego: no vas a contentar a todo el mundo. Eso lleva a que, si gobiernas un país (en una democracia normal, no la locura que tenemos actualmente en España), da igual lo que hagas que siempre habrá alguien que te dirá lo muy equivocado que estas. Sin embargo, la lógica dice que gobernar un país, una ciudad, un pueblo y hasta una casa no es algo fácil.

El pueblo no elige a sus gobernantes para que le den palmaditas en la espalda. Lo elige para que tome el control y haga lo que crea conveniente. Ya el pueblo (vuelvo a lo mismo, en una democracia normal e incluso idílica), si los gobernantes no hacen su trabajo, se encargarán de ponerles en su sitio. Por ello, cuando pasan cosas como las de esta noticia, solo un concepto viene a mi cabeza: hipocresía.

Si quieres tener a un terrorista, un asesino, un violador o lo que sea toda su vida en la cárcel, quítate la máscara y legisla para que eso ocurra. ¿Queréis poner cadena perpetua pero no es popular y os quitaría votos? Aunque la política se halla convertido en un concurso de talentos sin estrella, en algún momento hay que mostrar las cartas y demostrar realmente para que estás ahí. Lo que ocurre es que ya sabemos para estáis.

Esta país no esta construido por arquitectos. Este país es una enorme y lujosa chabola que esta en constante reforma (sanitaria, educativa, administrativa, judicial…), añadiendo más y más pisos de barro a la estructura. No os quejéis cuando un piso cae. Alegraos de que, aún haciendo las cosas cutremente, aún tengáis chabola que arreglar.

Pero eso sabemos como va a acabar. Otro parche tapará al anterior hasta que la frágil estructura caiga de nuevo y de nuevo reluzcan los corazones, miedos, amores y odios. Mientras, las máscaras siguen en su sitio y los bares vuelven a convertirse en los únicos lugares donde se hace política de altura en este país.

Por mí, como epílogo a esto, haría referendums todas las semanas. ¿Qué algo es muy polémico y los políticos de turno no quieren mojarse? No os preocupéis, el pueblo habla y acierta o se equivoca con todas las consecuencias. Ya demostramos cada cuatro años nuestra ineficacia. Sin embargo, parafraseando de nuevo a mi progenitor, ese melón no parece que se quiera abrir y esta empezando a ponerse pocho. Sin embargo, el pueblo, deliciosamente bocazas, por algún lado tiene que hablar y cuando las urnas y los bares no sean suficientes, vendrán tiempos interesantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s