Archivos de la categoría ‘Amigos’

La gran pantalla, a veces, te lleva a sensaciones extrañas. Pero con Woody Allen ya tendría que estar acostumbrado. Con Blue Jasmine recién vista y con la crítica a la vista, uno no puede dejar atrás ese momento…

dice__span

Ese momento en el que ves en una película de Woody Allen a Andrew Dice Clay, el put* Ford Fairlane, «detective rockanrolero», haciendo su mismo papel de siempre y cuadrar sin problema ante grandes como Cate Blanchett o Alec Baldwin.

Ford Fairlane no es la mejor película del mundo. Pero, la infancia y los amigos convierten una historia chorra (con un desternillante doblaje de Pablo Carbonell) en un clásico. El niño que llevo dentro sonríe ante este cinematográfico reencuentro.

Anuncio publicitario

75749f13fb

Mientras retomaba el blog (un puente que se ha ido alargando, pido disculpas) y preparaba una entrada, me dio por hacer una de esas chorradas gratuitas que, gracias a Internet, sólo están a un click de distancia: buscar tocayos malvados. Y, lo curioso es que el que ha aparecido no parece mala pieza:

Ese momento en el que buscas tu nombre en Google y encuentras a un tal Juan Pérez de la Torre corredor del equipo KTM Racing Team en España.  (ver el palmares aquí).

A mi la casualidad me hace particular gracia (no esa gracia que te partes el pecho y suplicas por respirar, si no una ligera sonrisa), teniendo en cuenta que, primero, por no saber, no se ni montar en bici y, segundo, la única vez que estado encima de una moto fue como paquete y acabe tirado en la acera.

Pero eso es otra historia.

¿Y vosotros? ¿Compartís nombre con algún ilustre o desgraciado?

2013-08-15-breakingbad

Seguimos con esta categoría con algo que no he podido escuchar hoy.

Ese momento en el que dos señoras entradas en lustros paseando por la calle, hablan sobre la televisión actual y una de ellas suelta:

-¿Breaking Bad? No es para tanto. En EE.UU. la ponen por las nubes y el capítulo final lo han visto… ¿10.000.000 de espectadores? Eso, trasladado en España, son 200.000. Una miseria.

La contestación de la más madura fue demoledora:

-Con Hostal Royal Manzanares había más audiencia. Eso si que era televisión.

Cualquier programa de televisión pasado… ¿fue mejor?

Inicio esta nueva categoría, donde recopilare las frases y breves anécdotas que me van pasando. Aquí va la primera:

Ese momento en el que tu sobrina de 5 años te dice que no le gusta Star Wars porque no tiene princesas.

Más razón que un santo, oiga. 😛

Con David tengo siempre debilidad. Es una fuerza de la naturaleza y, cuando eres así, el caos es tu camino y los resultados son completamente aleatorios. En esta ocasión, David ha acertado.

Aquí tenéis su último cortometraje, El Duelo Fantástico, homenaje a George Méliès, para el concurso de Fundación La Caixa. Pulsando sobre la imagen podréis verlo y votarlo, si os gusta.

Imagen

el-poder-de-la-culpa

El camino que están siguiendo los acontecimientos tras la liberación de la terrorista Inés del Rio están mostrando todos los errores en España ante las derrotas.

Primero, la sorpresa ante como algo cutre acaba mal.

Segundo, la rabia (o pataleta) porque nos han pillado en un renuncio largamente anunciado.

Tercero, la culpa la tiene otro. Los Otros.

En España vivimos constantemente con el escudo de los Otros.

Los Otros, esos de Europa que nos odian, nos han tumbado la indestructible Parot por envidia (el remate perfecto iría con un «…’ta claro», así, a lo susurro puñetero).

Los Otros, los que gobernaron, por no construir alrededor de la Parot como si fuera la Armada Invencible, tan española.

Los Otros, los que gobiernan, por no ver el problema y solucionarlo a tiempo.

Los Otros, los que somos gobernados, por no hacer nada para evitarlo.

Ya se sabe, cuando algo sale bien, hasta el conserje se apunta el tanto. Cuando algo sale mal, el problemático se convierte en victima y el demonio tiene nombres como justicia internacional, crisis, vascos, catalanes, rojos, azules, ateos, católicos, capitalistas, comunistas, del Madrid, del Barça…

Y así, el ciclo sin fin vuelve a rodar. Cuando en este país alguien asuma su responsabilidad, nos va a resultar tan raro, que, atacados por ese paroxismo patriótico tan nuestro, le quemaremos en la plaza del pueblo, entre chanzas y verbena. No sería la primera vez.

España, el mundo al revés.

Legado de Tinta

Publicado: octubre 22, 2013 en Amigos, Cómic
Etiquetas:, , , , ,

Hoy, sólo tengo una foto.

Imagen

No es una foto cualquiera.

Dos camaradas en tiempos comiqueros publican y venden sus obras en Fnac, ante la mirada de este humilde guionista y editor fanzinero.

En tiempos donde la cultura lucha cada día por sobrevivir en territorio hostil, ver a dos compañeros salir a flote sólo puede sacarme esa sonrisa única.

Buen trabajo y buena suerte, Roberto Zoreda y Francisco Maldonado.

La lógica, en más de una ocasión, se convierte en un hacha sin filo, contundente y sin ningún tipo de sutileza. No es algo que entienda de corazones, miedos, amores y odios. La lógica lo que si tiene, cuando es pura, es que no tiene dobles interpretaciones. Aunque eso es discutible, dado que el ser humano es capaz de ver con el filtro que desee en cada instante de su vida. Por ello, aunque en este peliagudo tema, como en otros que puede que trate en futuras entradas, voy a usar dos reglas. Primera, mi opinión no es infalible y mi lógica (o los filtros con las que la veo), menos. Segunda, ser lo más pragmático y frío posible. Es el único camino que he visto que puedo llevar en este mundo cada vez menos cuerdo.

La noticia sobre la sentencia del Tribunal de Estrasburgo sobre la doctrina Parot ha levantado todo tipo de reacciones. No es raro que esto pase. Sin embargo, los extremos a los que se está llegando si me parecen de traca. Pero, lo más gracioso de eso es que a poca gente veo que se detenga en la cuestión más básica de este problema: todo esto pasa por que la Parot era un parche y, como todo parche, al final, se acaba cayendo.

Con esto no digo que tenga que haber o no cadena perpetua en España. Eso lo dejo para otro día. Lo que me cabrea de todo este asunto es que llevemos años amparándonos en una ley que, a estas alturas de partido no hubiera sido tumbada si se hubiera regulado como se debe, para variar en este país. Lo grave, a mi entender, no es que la ley se tumbara. Lo grave son las medias tintas primero y los lloros después en un asunto tan peliagudo.

Mi padre siempre me ha dicho una cosa que tengo grabada a fuego: no vas a contentar a todo el mundo. Eso lleva a que, si gobiernas un país (en una democracia normal, no la locura que tenemos actualmente en España), da igual lo que hagas que siempre habrá alguien que te dirá lo muy equivocado que estas. Sin embargo, la lógica dice que gobernar un país, una ciudad, un pueblo y hasta una casa no es algo fácil.

El pueblo no elige a sus gobernantes para que le den palmaditas en la espalda. Lo elige para que tome el control y haga lo que crea conveniente. Ya el pueblo (vuelvo a lo mismo, en una democracia normal e incluso idílica), si los gobernantes no hacen su trabajo, se encargarán de ponerles en su sitio. Por ello, cuando pasan cosas como las de esta noticia, solo un concepto viene a mi cabeza: hipocresía.

Si quieres tener a un terrorista, un asesino, un violador o lo que sea toda su vida en la cárcel, quítate la máscara y legisla para que eso ocurra. ¿Queréis poner cadena perpetua pero no es popular y os quitaría votos? Aunque la política se halla convertido en un concurso de talentos sin estrella, en algún momento hay que mostrar las cartas y demostrar realmente para que estás ahí. Lo que ocurre es que ya sabemos para estáis.

Esta país no esta construido por arquitectos. Este país es una enorme y lujosa chabola que esta en constante reforma (sanitaria, educativa, administrativa, judicial…), añadiendo más y más pisos de barro a la estructura. No os quejéis cuando un piso cae. Alegraos de que, aún haciendo las cosas cutremente, aún tengáis chabola que arreglar.

Pero eso sabemos como va a acabar. Otro parche tapará al anterior hasta que la frágil estructura caiga de nuevo y de nuevo reluzcan los corazones, miedos, amores y odios. Mientras, las máscaras siguen en su sitio y los bares vuelven a convertirse en los únicos lugares donde se hace política de altura en este país.

Por mí, como epílogo a esto, haría referendums todas las semanas. ¿Qué algo es muy polémico y los políticos de turno no quieren mojarse? No os preocupéis, el pueblo habla y acierta o se equivoca con todas las consecuencias. Ya demostramos cada cuatro años nuestra ineficacia. Sin embargo, parafraseando de nuevo a mi progenitor, ese melón no parece que se quiera abrir y esta empezando a ponerse pocho. Sin embargo, el pueblo, deliciosamente bocazas, por algún lado tiene que hablar y cuando las urnas y los bares no sean suficientes, vendrán tiempos interesantes.

Hasta Pronto: Cambiando de Dial

Publicado: octubre 20, 2013 en Amigos
Etiquetas:, ,

batuta

El otro día, en mi entrada Paréntesis y Aplauso, sabía, por desgracia, que ese aplauso, para alguno de los presentes, era de despedida. Despedida anunciada y conocida, pero no por ello más fácil.

En unos días, la banda sonora viajará a Londres, buscando un futuro que aquí es incierto. Y eso, en un mundo gris, no es precisamente alentador para los que nos quedamos en la batalla.

Sin embargo, estoy feliz. Siempre he dicho que todo cambio, al final, es para bien. Mucha gente, ante esta afirmación, tan positiva como estúpida en un primer vistazo, esconde algo más que aprovecho este «hasta pronto» en explicar.

Cambiar no nos lleva a ser mejores personas, necesariamente. Y menos más altos, guapos y económicamente saneados. Cambiar implica movimiento. En una vida insatisfactoria, quien no busca el cambio, quien no se mueve, se estanca y muere. Sólo el que se levanta y busca el camino, por equivocado, largo o difícil que sea, hará mejor que conformándose. No estamos en esta vida para pasar por ella de puntillas. Estamos para amar, odiar, saltar, gritar… El cambio es vivir y vivir, en una afirmación no tan obvia como me demuestra el mundo día tras día, es la única forma de pasear felizmente por esto que se llama vida.

Por ello, te deseo suerte, amigo. No porque te vaya a pasar nada malo. Seguro que sales adelante en cada obstáculo que se te presente. Te deseo suerte para que la aventura que vas a vivir en breve sea ese cambio que revolucione tu vida. Si es así y en un tiempo sientes que este camino que eliges ahora ha sido el correcto, dedícamelo tomándote una pinta en The Intrepid Fox.

Buen viaje y hasta pronto.

Banda sonora:

Baba O’Riley – The Who

Paréntesis y aplauso

Publicado: octubre 16, 2013 en Amigos
Etiquetas:, , ,

En este blog de autobombo, paro máquinas y aprovecho la resurrección para hacer un paréntesis.

800px-Gran_Vía_(Madrid)_25

A estas horas, una persona muy especial para mí está delante de un montón de jóvenes emprendedores, luchando consigo misma para conseguir una cosa: inspirar tanto como la inspiraron a ella años atrás. Ella dedica su vida en estos últimos y complicados tiempos a animar a todo aquel que quiere formar su primera empresa a sacarla adelante, de la mejor manera posible, con los medios y las posibilidades que el mundo actual ofrece. Un mundo donde realmente con un euro tienen que intentar conseguir levantar una marca y una vida.

A estas horas, un joven aspirante a director viaja a Sitges para presentar su cortometraje. Posiblemente no sea el mejor corto del mundo, pero si ha hecho todo lo posible para que su «bebé», del que algo he ayudado a criar, llegue a lo más alto posible. Allí se encontrará con un estupendo crítico de cine con el que competirá en buena lid para ver cual sale mejor parado de la mágica parada de los monstruos cinematográficos del Mediterráneo.

A estas horas, reventado de currar en una de las empresas de telecomunicaciones más importantes del mundo, llega a casa otro amigo y profesional como la copa de un pino (nunca entenderé del todo esa expresión) y es recibido por una artista que se machaca día tras día para conseguir, gracias a sus diseños, ilustraciones, peluches o lo que sea, llegar a vivir de su arte.

Todos ellos tienen algo en común.

Como lo tienen con el loco alicantino que se machaca en el Lidl mientras busca el camino para volver a la radio que le da la vida; o con el gallego historiador que tras mucho estudiar y trabajar puedo decir que ha cumplido su sueño; o con la actriz que hasta en los peores momentos, te regala la mejor de sus sonrisas.

Son tantos…

La «teatrera» que por fin está trabajando detrás del escenario. La «teleco» más tarada de El Corte Inglés y el pintamonas de su novio. La testaruda bióloga que sigue buscando su sitio sin descanso. El graffitero de fama internacional que el paso del tiempo no ha cambiado un ápice.  El incansable guitarrista que cuando no trabaja, ensaya hasta la extenuación. El gran hombre que, por mucho aspecto fiero que gaste, tiene un corazón aún más grande.

Ninguno de ellos perfecto.

El dibujante metido a impresor, en el camino de vuelta a ser lo que debe ser. El otro del gremio que publica su primera historia en una editorial. El director de cine que siempre consigue hipnotizarnos por muy disparatada que sea su idea. El actor de doblaje que, aunque descolocado, sigue buscando el camino mientras toca el piano. La periodista que se embarca en la aventura de una nueva y doble maternidad. La guionista que lucha contra viento y marea por su guión.

Ninguno de ellos es más que nadie.

El animador que competirá con Pocoyo. La escritora enclaustrada para llegar a tiempo a su primera novela. El escritor de fantasía que busca que fantaseen sus alumnos. El amigo que encontró su sitio como diseñador de videojuegos. El crítico de cine que vuelve al mundo del guión que le vio nacer. El guionista al que puedo llamar hermano.

Todos ellos y algunos más que se quedan en el tintero tienen algo en común. En mayor o menor medida han compartido una parte de mi vida. Unos son amigos, otros colegas, otros compañeros y otros simples conocidos. Pero de todos puedo decir que siento orgullo de haber formado o formar parte de sus vidas. Porque, ninguno es perfecto, pero todos buscan día tras día la felicidad, sin joder a los demás gratuitamente y en un país que eso no es por desgracia lo habitual en estos tiempos.

No buscan medallas. No buscan palmaditas en la espalda.  Sólo buscan cumplir sus sueños y no les pongan más zancadillas de las habituales para conseguirlo. Joder, ya sólo por intentarlo… Por levantarse cada mañana y luchar contra toda la mierda que esta lloviendo…

Si, sin duda, es orgullo. No esta mal para variar. Estoy orgulloso. Estoy feliz.

Un aplauso.

Moñada escrita mientras escucho:

Working Class Hero – John Lennon