Archivos de la categoría ‘Críticas’

Tras ver el trailer de la nueva película de Cazafantasmas, no puedo evitar pensar en la gran torpeza de los productores al realizarla, si, como todo indica, es simplemente otro Remake. Ese camino, el de reiniciar todo desde el principio, descartando todo lo anterior, ya se ha demostrado erróneo tras años de fracasos cinematográficos constantes. No hablo de la calidad de la película o de si no se podía estirar el chicle aún más. Hablo de que la única motivación real de volver a traer un producto del pasado es la nostalgia y, ante esa, no vale el «borrón y cuenta nueva».

Como se ha visto en otras películas de mayor o menor calidad en los últimos tiempos, en el fondo el espectador medio quiere lo mismo de siempre con un envoltorio nuevo. Más o menos acompañado de novedades, pero, en esencia, los espectadores quieren volver a ese Parque Jurásico o volar de nuevo con el Halcón Milenario. El público quiere que lo que vieron de pequeños siga valiendo y no sea descartado. En el fondo, estos remakes camuflados de secuelas siguen siendo remakes, con la salvedad de que siempre queda ese respeto con el niño que tenemos dentro de que lo que vamos a ver sigue siendo nuestro juguete de la infancia.

El error al criticar esta tercera entrega no está en que sean mujeres, el humor sea mejor o peor o los efectos especiales canten más o menos. El error está en que, muchos de los fans críticos de esta producción se hubieran callado (o se callarán, no descartemos la sorpresa) si los personajes de las primeras entregas volvieran, aunque sólo fuera a saludar. El público realmente, de base, no tiene problema con que tengamos unas nuevas cazafantasmas. El problema está en que sus cazafantasmas no vuelvan ni a saludar. Si este trailer hubiera tenido su momento «Chewie, estamos en casa», me puedo imaginar como hubiera cambiado la cosa en las redes.

Por chorradas como estas renuevan por una segunda temporada series tan mediocres como Madres Forzosas (llena de cameos de la serie original, Padres Forzosos) y no le da ningún voto de confianza a estas nuevas «cruzadoras de rayos».

Anuncio publicitario

brujas

Una pequeña anotación antes de empezar: cuando alguien critica el cine español con argumentos tan adultos como que “es demasiado malo”, “es demasiado aburrido” o “es dramático”, inmediatamente un nombre sale de mis labios como dardo envenenado: Álex de la Iglesia. Puede que no sea un director perfecto, pero, gracias a sus imperfecciones, ir al cine es descubrir el rompecabezas bañado de humor negro y frikismo cañi que se esconde en su cabeza.

La Brujas de Zugarramurdi (si, tengo que comprobar siempre un par de veces el nombre del pueblo que da título a la película) es una vuelta al Álex de sus primeras películas, siendo bastante más gamberro que en sus dos anteriores trabajos,Balada Triste de Trompeta y  La Chispa de la Vida, recordando por momentos a dos de sus mejores obras, La ComunidadEl Día de la Bestia. La historia ya sólo podría salir de la cabeza de Álex, con el buen toque de su retornado compañero al guión Jorge Guerricaechevarría: un atraco perpetrado en un Compro Oro en plena Puerta del Sol por un grupo vestido de estatuas vivientes acaba en el pleno aquelarre en el pueblo maldito de Zugarramurdi.

Seguir leyendo en CineMaverick

Antes de ponernos en material, me veo en la obligación de contaros algo. Mi fascinación por los zombies, no muertos, caminantes, infectados o como sea que queráis llamarlos se remonta a mi más tierna infancia. Eso, con los años, se ha convertido en un arma de doble filo. Por el lado bueno, he visto todo lo posible sobre nuestros queridos resucitados. Por el malo, he visto todo los posible de nuestros odiosos resucitados. Amor y odio a la par en cada uno de mis encuentros con los podridos. Así que, cuando me vendieron inicialmente Guerra Mundial Z, protagonizada por un mesiánico Brad Pitt y dirigida por el controvertido Marc Forster, me encontre entre los reticentes. No ayudó en absoluto una promoción que, a todas luces, daba señales de fiasco, con retrasos en el rodaje y trailers llenos de marabuntas de zombies… Que equivocado estaba.

GMZ se presenta como una nueva vuelta de tuerca, necesaria a estas alturas, en el saturado sub-género zombie. Pero no por donde creemos. Que los zombies corran, salten y parezcan más hormigas carnívoras que humanos no importa en absoluto, dejando, en más de una ocasión, como en las buenas películas de este sub-género, a los no-muertos en un segundo plano. Lo importante no es como son estos resucitados sedientos de tripas, si no como los humanos, con mejor o peor tino, nos enfrentamos a esta amenaza. Esta clave del éxito zombie en otras ocasiones estaba empezando a flojear pero, gracias a una adaptación muy libre de la novela de Max Brooks, este tipo de películas encuentran otra vía por donde continuar.

Podéis seguir leyendo esta crítica en CineMaverick.